top of page
Buscar
  • Foto del escritorRedacción | Crónica, el Diario de la Gente

Mujeres trabajan más, pero sin pago

Mientras los hombres dedican más tiempo al trabajo remunerado, las mujeres son quienes se encargan de las labores domésticas por las que no reciben pago.

Jarmon Noguera González | redaccion@cronica.cr


Las brechas de género siguen estando vigentes en la sociedad y son las mujeres quienes siguen estando en condiciones desfavorables, en esta ocasión en lo que respecta al uso del tiempo, ya que son las que más horas pasan trabajando, pero no las que reciben más dinero.


Así lo reveló la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT) 2022, que se realiza por segunda ocasión por parte del Instituto Costarricense de Estadística y Censos (INEC) y que dejó claro que aún falta mucho por hacer en el tema de igualdades.


Según los resultados obtenidos, las mujeres dedicar el doble del tiempo a las labores domésticas no remuneradas, en comparación con los hombres, siendo que ellas dedican 32:04 horas a la semana a este tipo de actividad, mientras que ellos apenas 15:44 horas.


“Esto evidencia que, en término de cinco años, la brecha en el uso del tiempo al trabajo doméstico no remunerado se mantiene vigente, aunque esta se redujo en 5:46 horas a la semana”, dijo Freddy Araya, coordinador de la encuesta.

En el caso del trabajo remunerado, la brecha existe también, pero es más reducida y se invierten los resultados. Los hombres dedican 50:50 horas a la semana a las labores por las que reciben una paga, mientras que las mujeres 40:46 horas.


“Las mujeres dedican 10 horas menos al trabajo remunerado, respecto a los hombres, evidenciando que persisten brechas en la inclusión de las mujeres al mercado laboral”, agregó Araya.


Si se suman los dos tiempos, se obtiene que las mujeres, en promedio, por semana trabajan 71:27 horas mientras que los hombres 67:01 horas, una diferencia de aproximadamente 4:26 minutos.


“Respecto a los hombres de no trabajo, son los hombres lo que dedican más tiempo a actividades de tiempo libre y educativas, mientras que las mujeres a actividades de necesidades personales”, concluyó Araya.


Lo que llama la atención es que son las mujeres las que más trabajan, pero son las que reciben menos dinero, por lo que sigue dándose una marcada desigualdad por género y es algo que debe irse cambiando.

コメント


bottom of page